viernes, 8 de diciembre de 2017

Alaska 2017 - Planning de un viaje especial


Supongo que todos a los que nos apasiona viajar tenemos una lista de destinos soñados que nos gustaría hacer realidad algún día, aunque por desgracia esa lista suele ser demasiado larga y somos conscientes de que salvo que nos toque la lotería será difícil completarla, por lo que con cumplir alguno de ellos nos solemos conformar. En nuestro caso al menos son unos cuantos: Nueva Zelanda, Alaska, safari en África, Canadá, islas Lofoten, Machu Pichu, la Antártida...

Si podemos cada año nos gusta hacer un "gran viaje", que no tiene porqué ser muy lejos pero si especial y algo más largo que el resto de escapadas que hacemos durante el año. Pero este año era todavía un poco más especial y decidimos lanzarnos un poco a la piscina y elegir un destino de la lista de soñados para nuestra luna de chocolate :)

Por fechas, precios e interés quedaron como finalistas Alaska y Canadá y tras buscar información y sin mucho tiempo para darle vueltas nos quedamos con el primero. Desde el primer momento teníamos claro que queríamos ir con la casa a cuestas, llevarnos nuestra furgo no era una opción pero un roadtrip en autocaravana nos apetecía mucho. Por lo que vimos, ambos destinos salían parecido de precio y Alaska nos atrajo algo más por el tema de la fauna salvaje, teníamos esperanzas de ver alces, caribúes, ballenas, bisontes y sobre todo osos, uno de nuestros animales favoritos.



sábado, 2 de diciembre de 2017

Escapada otoñal al Parque natural de Redes


Son muchos los lugares que nos quedan por visitar en el mundo pero a veces no hace falta irse muy lejos para descubrir rincones espectaculares que te dejan con la boca abierta. Y para nosotros esto se cumple cada vez que visitamos Asturias.

Esta vez le tocó el turno al Parque Natural de Redes. Aunque yo ya lo conocía tenía muchas ganas de volver y para José era uno de los primeros en su lista de pendientes así que aprovechando unos días de vacaciones hicimos una breve escapada para recorrerlo y disfrutarlo, si el tiempo nos lo permitía.

Redes tiene una extensión de 37.803 hectáreas, cubiertas en su mayoría por masas boscosas de haya, la especie vegetal más típica del parque ocupando 3/4 partes de toda su superficie. Está atravesado por una arteria principal, el río Nalón, uno de los más importantes de toda la región. Además en él habitan multitud de especies como osos, lobos, rebecos e incluso el urogallo, en grave peligro de extinción. Por este motivo fue declarado Parque Natural en 1996 y Reserva de la Biosfera en 2001. 

Teníamos por delante 3 jornadas enteras. La primera de ellas nuestro objetivo era la que probablemente se ha convertido en la ruta más conocida de todo el parque por su belleza y sencillez, la Ruta del Alba (track aquí).


Se inicia en la bonita localidad de Soto de Agues situada a tan sólo 2 km de Rioseco, capital del Concejo de Sobrescobio. Este pequeño pueblo nos impresionó por la gran cantidad de hórreos que acoge. A la entrada del pueblo hay un amplio aparcamiento donde dejar el coche.




Atravesando el pueblo encontramos una ancha pista hoy día asfaltada que durante años fue la vía de paso usada por pastores y arrieros para llegar al vecino valle de Aller.




Dejamos atrás un cuidado lavadero en cuya fuente podemos aprovisionarnos de agua y a los pocos metros encontramos las instalaciones de una piscifactoría de trucha. Esta zona se caracteriza por laderas de castaños y manchas de robles.




viernes, 3 de noviembre de 2017

Una jornada a los pies del Canigó


Hacía tiempo que teníamos pendiente una visita a la zona del Canigó, una montaña muy popular en Cataluña pese a estar situada en Francia por pertenecer al Rosellón, territorio catalán durante siglos. Tiene además un halo de misterio y simbología, partiendo de aquí el fuego de las hogueras de San Juan y contando con varios santuarios y edificios religiosos.

La pica del Canigó, como es conocida su cima, no destaca por su altitud (2.784 metros) pese a lo cual durante años fue considerada la montaña más alta de los Pirineos por su fuerte desnivel respecto a la llanura del Rosellón, haciéndola parecer a simple vista más alta que otras situadas en zonas más elevadas.

Sin embargo no era éste nuestro objetivo, estuvimos sopesándolo pero nos llamaba más su entorno que la subida al pico en sí, y un inoportuno resfriado terminó de convencernos. Lo que en principio iba a ser una escapada de 3 días con la furgo se convirtió en una salida de una jornada para al menos no quedarnos con las ganas.

Queríamos combinar algo de senderismo para conocer el encanto natural de esta zona con la visita a algún pueblo o lugar de interés. Finalmente optamos por hacer la ruta a las Cascades du Cady, que se inicia pasada la localidad de Casteil, en el punto donde acaba la carretera y donde hay un aparcamiento para dejar el coche (más info y track aquí). Desde aquí se puede acceder también a pie al Santuario de San Martín del Canigó en un recorrido de unos 3 km ida y vuelta.

La ruta es totalmente recomendable y más en otoño, ya que los colores son espectaculares, va mucho tiempo entre bosque y al final se atraviesa un pequeño hayedo.